Get Adobe Flash player

Extracto de un artículo de Juan de la Fuente aparecido en su AstroBlog en www.astrologiadelafuente.com

Acerca de Acuario corre mucha tinta respecto a su “libertad” y su “originalidad”. Su supuesto humanitarismo lo siguen blandiendo cual  librito rojo de Mao, los iluminados de “La Nueva Era de Acuario”.

Porque no hay que olvidar, que si bién Urano es su regente moderno, Saturno fué, y continua siendo el regente tradicional… del mas frio, estático y calculador de todos los signos del Zodiaco.

Es curioso constatar que el pasaje de la Luna Progresada de Capricornio a Acuario solo en raras ocasiones coincide con cambios realmente significativos.

Lo que solemos ver es como los moldes en los que uno se cristaliza en Capricornio, al llegar a Acuario se convierten en automatismos e inercias. Ambos signos se asemejan en muchas cosas como bien muestra la regencia compartida de Saturno en ambas moradas.

Si bien es cierto que hay una agitada inquietud por “cambiar las cosas”, en Acuario lo que solemos tener que aprender es que las cosas no cambian un apice si no se produce algún tipo de drastica alteración de la conciencia.

Acuario es el signo opuesto a Leo, y quizas eso refleja hasta que punto  puede llegar a alejarse de los “irracionales” instintos del corazón en su tentativa de convertir  su universo personal y a si mismo, en una perfecta replica de “la  imagen” de perfección, de evolución y de progreso, que tan a menudo establece como “standard” o “centro” alrededor del cual él,… y todos los demás “deberian” girar.

En las secuelas de la pelicula  The Matrix, el “agente Smith” adquiere la capacidad de “desdoblarse” y reproducirse como un virus por todo el sistema, además de sufrir una obsesiva fijación con lo de cargarse al “elegido”.

Creo recordar que en las Progresiones Secundarias de la Luna de Adolfo Hitler, el pasaje a través de Acuario coincidió con los años en los que empezaba a meterse en la politica,  tras la derrota alemana de la 1ª guerra mundial. Años despues, cuando su Luna Progresada entraba en Leo, alcanzó el poder absoluto en Alemania.

Acuario denota una tremenda dificultad para cambiar de dirección una vez que su mente se ha “fijado” alrededor de una inercia particular.
Esa inercia podría ser una convicción politica, una rama de la ciencia, una aparente necesidad de cambiar de peinado cada 15 días, o una fijación obsesiva por una relación destructiva.

La inercia en la cual la mente del occidental ha quedado atrapada, tiene que ver con la imposibilidad de concebir ninguna otra forma de gestión, de gobierno, y de vida,  que no sea una perpetuación de los moldes del pasado, además de nuestro empecinamiento en la creencia en la capacidad de raciocinio de  “los que mandan” .

Creo sinceramente que dentro de unos años veremos un nuevo “Tribunal de Nuremberg”, donde los verdaderos criminales que aún hoy en día se mantienen agarrados como garrapatas a las estructuras de poder, y hacia quienes nuestras mediocres clases politicas se bajan la bragueta, serán juzgados, desposeidos y encarcelados. Esto será de desear.

Pero no estoy del todo seguro de confiar en “los que vendrán despues”, precisamente por la insidiosa tendencia  colectiva acuariana de destrozarlo todo para luego acabar reproduciendo…la misma historia una vez más.

Urano es el planeta regente de Acuario. La expresión “estar loco como una regadera” le pega bien al “aguador”.

Urano está ahora en Aries y nos está mostrando la realidad del mundo en plena cara.
Y la realidad es que estamos todos… como cabras.
Esa es la toma de conciencia acuariana. La comprensión de que “yo” está loco, y si aquí… todos somos uno…entonces todos estamos locos.

Y si fuese verdad eso de que estamos hechos a imagen y semejanza del creador…Acuario toma sus distancias y facilmente llega a la conclusión de que…Dios debe estar como una regadera.

Esa es la paradoja de Acuario.
Que el camino hacia la cordura…exige hacerse consciente de la locura!

¿De que otra cosa nos habla la Astrología si no?
Somos como el Zodiaco…un circulo de animales!

Despues de este natural desvio por los paisajes colectivos de Acuario, vamos a resumir lo que ocurre cuando nuestra Luna Progresada atraviesa este signo.

Acuario suele entrar en acción cuando hemos alcanzado nuestra maxima capacidad de dominio en Capricornio, pero vemos que no podemos ir mas allá en la vida si no empezamos a vincularnos con “otros” con quienes compartimos opiniones, gustos y aspiraciones. Toca formar “redes”.

He visto, y esto es muy curioso, una alta proporción de mujeres que habian contraido matrimonio con la Luna en los primeros grados del signo.
De estas uniones, y esto es más curioso aún, muchas erán del tipo en el que la novia se ve “arrastrada” al altar sin en realidad estar muy segura de querer hacer eso. Aquí las redes se manifiestan en forma de ataduras.

En los mejores casos, las “asociaciones” que se crean, o los proyectos nuevos que se emprenden en este momento són de carácter innovativo, y nos unen en la amistad con personas afines, pero hay una curiosa dosis de “ingenuidad”, como si uno se dejará llevar por una “imagen idealizada” de aquello que uno pretende conseguir en el futuro.

Pero en todo caso, parece que esta progresión puede sacarnos del “cascarón y la rutina” en la que uno puede acabar encerrandose en Capricornio. Puede haber una repentina notoriedad y popularidad, como si uno encontrara que la sociedad le reconoce a uno como una persona valida, con su lugar en el mundo y en las vidas ajenas.

El pasaje de la Luna acercandose al ecuador del signo parece coincidir con un compromiso cada vez mas firme y profundo con “aquello” alrededor de lo cual uno ha “fijado” sus expectativas de futuro, pero igualmente en este periodo central del periplo Lunar es posible que se vayan también exacerbando las “contradicciones internas”, o el contraste entre lo que uno “piensa” que deberia ser, o sentir, y lo que a lo mejor en el fondo uno siente o es.

En los casos en los que este pasaje coincida con algun trabajo que requiere tecnica, inteligencia e investigación, este lugar es ideal, porque la concentración mental y el compromiso con la busqueda serán totales en este momento.
Pero igualmente puede ser un momento dificil, porque si lo que uno está viviendo en este momento no corresponde con lo que desde el corazón uno desea realmente estar haciendo, el pasaje de la Luna Progresada por los grados centrales de Acuario puede simbolizar una alieniación de si mismo cada vez más pronunciada.

Esta  estrecha relación entre Acuario y la neurosis, o la genialidad, alcanza el paroxismo en el ultimo tercio del signo. Este es un lugar de una altisima tensión para la Luna Progresada, ya que aquí se abre la posibilidad de “conectarse” con las verdades universales que subyacen bajo la manifestación de lo visible. Es un lugar de tremenda inspiración, donde uno puede comunicar sus ideas y pensamientos a todos, y esta “luminosidad” se vuelve contagiosa. La convicción interna se traduce en una gran capacidad de persuasión.

El problema es que aquí, como casi en ningun otro lugar del zodiaco, vemos “el poder de la mente” siendo utilizado para huir de la realidad o para imponer “su” juicio sobre la realidad. Para aquel que ancla su identidad personal alrededor de sus ideas y opiniones, la tentación será la de “ponerse, e imponerse por encima de los demás”.

En los ultimos grados de Acuario uno suele encontrarse viviendo una autentica aventura, fascinante pero un poco loca, o descubriendo nuevas perspectivas sobre la vida, o conociendo a personas que por sus conocimientos o posición social provocarán cambios decisivos de orientación en la vida.

Al final, será importante mantenerse abierto a lo nuevo, no aferrarse a sus creencias caducas, y comprender que aquí, quien mas quien menos, todos estamos zumbados de la cabeza.

Podemos acabar -simbolicamente- en un asilo de locos, al entrar en Piscis, o aprender a navegar desde la conciencia  sobre las caoticas aguas de la inconsciencia. Aquí, Acuario te ofrecerá la libertad de escoger.

El mayor regalo que Acuario le dará a la Luna Progresada, y el dón que esta podrá llevar consigo en el zurrón, es la capacidad de “quitarse importancia”, y reirse de la locura del mundo.
Esa es la clave “vital” para acceder a la sabiduría, y la vision universal de conjunto que une a los seres, por encima de sus peculiaridades egoicas, hacia un objetivo común

 

 

volver al menú

Deja un comentario

Rellena y envía

* = campo obligatorio
Escoje que información deseas recibir



powered by MailChimp!

Próximo evento en…

 

¿De qué evento se trata?

taller

El cielo ahora