Get Adobe Flash player

SIMBOLISMO DE LA CASA V

 

¿Qué es la ESPONTANEIDAD?

Palabra  clave de esta casa.

“La Espontaneidad es el conjunto de acciones irracionadas, presentes en el comportamiento humano. Resulta de la manifestación de los instintos como opuesto a la razón”.

Ah!! Y que tendrá eso que ver con esa casa, con leo…..

ESPONTÁNEO proviene del latin spontaneus del verbo sponte que significa, voluntariamente, por sí sólo, sin ser obligado. Se refiere a un cambio que ocurre sin un estímulo externo.

Todos sabemos que en la casa 5, se encuentra el segundo estadio del yo. Primero en aries, el yo empieza a construirse, la estructura de la personalidad, va cogiendo forma. Su desarrollo a lo largo de los años, bien definido por ciclos de 7, nos dice que en los primeros 7 años de la vida se forma el cuerpo físico. Algunos órganos internos finalizan su desarrollo, y todo el mundo físico interactúa con nosotros y nosotros con él. Aprendemos a coger las cosas, a usar nuestro cuerpo, a conocer el entorno a través de los órganos de la percepción…luego aprendemos a usar las emociones, etc….

En casa 5 ese yo debe tener aprendido el uso de la autoafirmación. Quiénes somos, cómo nos damos a conocer respecto a quienes somos y nuestro lugar en la sociedad. Si no ha habido una buena estructuración del yo en los inicios de nuestra vida, nos encontraremos con las dificultades de la propia identidad. Habrá que estudiar muy bien el primer cuadrante, sus planetas y aspectos pero no será menos importante, el estudio del simbolismo de las casas, para entender qué tipo de experiencia hemos vivido y desde dónde la hemos percibido.

Cuando hemos vivido un paso no fácil en la construcción de ese yo, donde nos podríamos incluir la mayoría, la energía del instinto está mucho más presente. Energéticamente podríamos visualizar como un cordón umbilical, y veríamos todo el proceso desde los instintos hasta la intuición, como energía única en su desarrollo. Y no por eso debe ser lineal. Sino que se van haciendo conscientes partes de ese cordón, a medida que vamos experimentando y evolucionando.

Sin embargo, como la 5 viene después de la  4, donde la energía más antigua, una memoria totalmente incipiente puede emerger a la conciencia a través de ese cordón umbilical, y llevarnos a lugares a través de los sueños o visiones de un inconsciente colectivo de la humanidad, en la 5 el emerger energético tiene el nombre de espontaneidad, dando forma creativa. Cuando la estructura de la personalidad es mínimamente coherente, se despierta en nosotros la capacidad creativa, con la que disfrutamos y nos hace sentir únicos, creadores de algo. A menudo esto ocurre de la manera menos pensada, como si estuviéramos jugando como niños. Se ha puesto en marcha una conexión desde nuestro propio centro, nuestro ser interno, con la fuente. Hemos provocado un flujo de mayor voltaje en nuestro cordón umbilical, y toda la personalidad está a la merced del alma.

 

Recordemos el símbolo del sol

 

Este símbolo significa exactamente la capacidad de moverse desde el centro hacia la periferia. La capacidad de trazar un radio de conexión entre nuestro ser interno y nuestro entorno.

Es curioso porque tuve un profesor, filósofo de profesión, también astrólogo y cosmólogo, que nos hizo coger un compás, una hoja de papel en blanco, y teníamos que dibujar una circunferencia. En ese momento, nos preguntó qué 2 tipos de movimientos estábamos presenciando. Nos costó muchísimo a mí y a otras 2 compañeras, con las que le pedimos clases particulares, entender esa pregunta. Nos decía, cuando usáis un compás, que estáis haciendo con él, qué movimientos percibiis a través del compás….parecíamos unas verdaderas pardillas…..

La punta del compás, indicaba una parte fija, y con el otro lado del compas, el que traza la circunferencia, presenta con evidencia, el movimiento. Con lo cual, al final, teníamos, una parte fija y otra móvil. La parte fija era el espíritu, la parte más periférica la personalidad. El movimiento de la experiencia. El lugar donde todo ocurre.

Entonces volvió a preguntar y dijo, ¿y cómo sería el movimiento que comunica el centro con la periferia del círculo, geométricamente hablando?

¡Ay, madre, ahí ya nos quedamos con los ojos como platos!…Nos decía, ¡no penséis, dejar a vuestro imaginario que actúe, dejaros llevar!

Evidentemente, se refería al Radio. Y el radio, tiene una parte fija y otra móvil. Es el movimiento del alma. Es como el cetro de poder. El cetro, como en el caso de los reyes, o un báculo como Moisés en la Biblia, pero en cualquiera de los casos, se refiere a la capacidad del alma, de llevar a la práctica, o a la forma, lo que el espíritu quiere crear. Es el mediador.

En esa casa podemos ver todo el potencial de nuestra creatividad, pero no sin antes una buena integración de la personalidad. Y el primer cuadrante nos habla mucho de ello, de cómo hemos llegado a la 5. Cuán individuo somos, para poder después en acuario, su opuesto, relacionarnos sin apegos, y aunar fuerzas con otros iguales que nosotros. Con iguales quiero decir relaciones donde no hay dependencia.

Cuando decimos que la 5 es la expresión simbólica de una necesidad nueva, es porque en nuestro interior hay necesidad de auto afirmarse, de hacer una declaración de intenciones, es decir que uno puede tener totalmente identificado y formado su yo y crear.

El número 5 según los pitagóricos implica una totalidad obtenida por un centro que reúne e integra su entorno. El mundo con el que interactúa, el mundo físico, el 4, la estabilidad, que con otro punto, el corazón, se convierte en ese centro desde donde irradia, y entonces aparece la creatividad.

La individualidad y su expresión o exteriorizar nuestra individualidad o aún mejor, la irrupción atemporal de lo divino en lo personal, como dijo un amigo mío.

En la creación está implícita la conciencia de la separación desde siempre. Por lo tanto siempre estaremos tentados a volver a unir lo separado. Con la creatividad es lo que conseguimos. Recuperamos algo en nosotros, la infancia, que fue separado con la madurez. Pero también la volvemos a recuperar porque en el fondo siempre estuvo allí, solo que separado.

EL ACTO CREATIVO ES UN ACTO DE UNIFICACIÓN.

Cuando en la 4 ya hemos perdido la necesidad de sentirnos protegidos por la familia,  cuando ya nos hemos emancipado, entonces recuperamos  nuestra totalidad. Hemos despertado. En esta casa nos llegan entonces experiencias para que exterioricemos algo nuestro, desde lo más profundo de nuestro ser, a través de la espontaneidad. Algo que emerge desde el no tiempo y el no espacio, hacia el tiempo y el espacio. El 5, el pentágono siempre es símbolo de creación, y eso sucede en el espacio/tiempo. Como emerge desde nuestro ser más interno,  es algo que exteriorizamos para completar el proceso de creación, de materialización, sea de una idea, una emoción plasmada a través del arte o construir con nuestras propias manos.

La pasión produce la fricción o calentamiento necesario para que surja la espontaneidad y con ella el acto de crear. Surge no de los propios talentos, sino al abandonarse al niño interno que solo quiere jugar. Es una imagen que me lleva a ver los signos de fuego en su conjunto. Aries, Leo y Sagitario. Es una secuencia de fuego, de al que hablaré cuando acabe el ciclo de las casas.

En esta casa se refleja la relación que establecemos con nuestros hijos y nuestros amantes. Los planetas que estén en la casa 5 serán los dioses que mediarán en la relación. Los hijos nos mostrarán aquello que no hemos podido relacionar con nuestra propia individualidad.

 

volver al menú

Anna Cervera

Deja un comentario

Rellena y envía

* = campo obligatorio
Escoje que información deseas recibir



powered by MailChimp!

Próximo evento en…

 

¿De qué evento se trata?

taller

El cielo ahora