Get Adobe Flash player

 

 

El yo. La construcción de nuestra casa. Lugar donde se hospeda el alma para su peregrinaje en la tierra.

La estructura de la personalidad es algo que empieza en esta casa. Nacemos con un cuerpo físico, pero también un cuerpo emocional y un cuerpo mental como parte integrante de esta triple estructura.

La primera casa representa la encarnación al mundo físico, la aparición al mundo de la materia.

Me gusta diferenciar el aspecto de casa 1 con el aspecto AC. Se trata solo de un matiz, sin embargo muy importante. En el momento de la aparición al mundo de la dualidad, aquello que vehicula nuestra estructura de la personalidad, nuestra forma, nuestro yo, como observador que es, recibe el impacto con la nueva realidad, dejando inscrito todo un mundo de sensaciones, sentimientos y pensamientos que la personalidad transmite al alma. Pero ese impacto da lugar a una realidad muy subjetiva y personal, y uno empieza a ver el mundo según ese movimiento interno.

Por eso los AC en signos de agua estarán inclinados a percibir el mundo bajo el telón de los sentimientos, dando así prioridad siempre el mundo emocional, mientras los nacidos en signos AC aire, aún mirando el mismo mundo, lo ven teñido de campos de información y pensamientos buscando un razonamiento a toda percepción. Los signos de tierra tenderán a vislumbrar su realidad buscando lo práctico y concreto de toda experiencia, viendo así un mundo donde todo debe ser organizado y ordenado. El caso es que a pesar de que toda la carta astrológica nos habla de la totalidad que somos como apariencia, el AC marcará siempre el color de nuestra realidad. Los demás factores indicaran cómo y de qué manera o definirán los estrechos caminos de las emociones, los pensamientos y el vasto espacio de las acciones y experiencias donde aterrizar.

La casa I definirá de qué modo o con qué traje vamos a vivenciar nuestra realidad, cómo estructura triple, y conocer cuál es la energía que tenemos a disposición de forma más inmediata. Es decir, conocer nuestro medio más inmediato, cómo observador, como alma.

En los libros encontraremos siempre la casa 1 como lugar que define las características principales de la personalidad. Pero esa personalidad está conducida por un propósito, el cual podemos ver cómo AC. Y me diréis, pero si es lo mismo. La diferencia está en darle más importancia al contenido del elemento del signo del AC y todas las características del signo como características del yo siendo gobernante de la personalidad.

Cuando en la casa 1 o AC, tenemos signos mutables, el vehículo suele ser más vulnerable. Sin embargo necesitamos, y cada vez más, un cuerpo físico fuerte para sobrevivir a los oleajes emocionales y retos mentales de la vida presente. Con signos mutables uno se siente más frágil para aguantar las potentes fuerzas de las propias experiencias. Enseguida se transforma en cansancio, o esfuerzo.

¿Y qué es el YO?

Es aquella forma con la que nos identificamos y damos por hecho quien somos. Un personaje que se va creando a sí mismo, con toda una serie de mecanismos en principio inconscientes queriendo debidamente ser conscientes algún día. El Yo es nuestro mecanismo de adaptación al medio, el traje con el que actuamos en el teatro de la vida, en búsqueda de anclar conscientemente lo que la humanidad es a través de cada uno de nosotros. Si leemos a Jung, tenemos todo y más sobre el YO. Él nos habla de una zona del yo llamada ego, como aquella parte donde vive nuestra sombra o pautas todavía inconscientes del comportamiento.

El signo y planetas de la casa 1 nos pueden dar algunas pistas a demás de otros componentes de la carta que podríamos añadir.

La casa I siendo atribuida al primer signo astrológico Aries, es la cabeza a través de la cual entramos en este mundo, nos encontramos en medio de una película que están rodando, e inmediatamente se nos atribuye un papel. Cuanto antes podamos conocer nuestro rol antes comprenderemos la vida y el propósito de la humanidad en la tierra.

Si tienes un AC en agua, aunque el entorno te vea dramático, exagerado o que sacas las cosas de quicio porque te afectan enormemente el sentir de los demás y el mundo emocional en sí, nadie debe pretender cambiarte porque ahí está tu aprendizaje. En saber navegar por ese espacio hasta su máxima expresión. Se recomienda el estudio del ciclo del agua y los signos del elemento como entidad en sí misma.

Cáncer, escorpio, piscis tómalo como una secuencia. Desde la expresión de los sentimientos, que sería nombrar la emoción que uno está sintiendo, o reconocerla, siéntela sin ningún tipo de razonamiento ni búsqueda de justificación alguna, porque automáticamente se irá diluyendo, destilando hasta llegar a la comprensión o conciencia de la misma emoción. Sin embargo, si el entorno nos rechaza por ello y lo intentamos cambiar olvidaremos nuestro camino y así a nosotros mismos.

 

Si tienes un AC en aire y se te juzga por no tener sentimientos, no te preocupes, es que ¡ese no es tu campo! Tu experiencia está principalmente en el mundo mental. Buscar todos los campos de información que den toda una explicación de lo que es blanco y de lo que es negro. Es decir, comprender que hay una dualidad, Geminis, y que cada lado tiene su razón de ser. Con Libra, existe un tercer punto que triangula la energía de la dualidad y puede ver los 2 lados de la balanza. En este caso, el negro y el blanco. Por eso duda y no decide. Pero es que no tiene que decidir. Tiene que mediar. Y el tercer punto sea una persona o una idea, es quien toma la decisión, tras un sopesar muy importante de respetar. Luego llegaremos a una síntesis, acuario,  y llegará a nosotros la consciencia de que toda dualidad procede de un todo común, que todo campo en desarrollo viene de un punto semilla.

 

Los AC en fuego, es la elevación de la personalidad. No hay otra función más que esa. Serán importantes tanto las emociones como los pensamientos o mejor el conocimiento. Intentaran elevar la conciencia y la vibración de todo lo físico.

Aries, leo, sagitario me da una secuencia donde el fuego por fricción, es decir, aquella intuición que uno tiene o idea creadora, que no es la de acuario, también se desarrolla y expande, elevándose y obteniendo así una expansión de conciencia, que lleva muy a menudo a la falta de tener los pies en la tierra o a intentar darle a toda acción un fuerte entusiasmo, un ideal o generando expectativas. Aquí la voluntad es la prueba de este elemento. La voluntad de moverse en la materia con la fuerza del espíritu.

Darle sentido a la personalidad, darle su lugar, como así lo eligió el alma para sus experiencias.

 

Si tienes un AC tierra, la gestación de todo acto, idea, o emoción es importante para ti. Responsabilizarte de toda acción y no evadirte del proceso de materialización, de cómo terminar las cosas, hablando  a nivel práctico. En la materia debe aparecer el espíritu, en la forma verás la luz y la belleza y comprenderás el mundo físico tal y como es. El movimiento de un campo de energía organizado y su desarrollo.

Tauro, virgo, capricornio. El deseo en tauro, de hacer algo útil, virgo,  de forma responsable y con integridad, capricornio. Los signos de tierra obedecen al propósito del proceso de materialización. Cada uno tendrá su parte dentro de este entramado así como en los otros elementos. Sin embargo ver los 3 signos de un elemento en su totalidad, hace más amplia su comprensión y función.

 

Así que la casa I nos definirá cómo se estructura nuestra personalidad así como en la 5 su integración. En referencia a su opuesto, la casa 7, el otro, veremos cómo ir encontrando el punto medio. Mediremos así cuan construida estará nuestra persona.

La casa I nos dirá de qué estamos hechos en el mundo de la forma pero también quien la conduce.

 

Un abrazo,

Anna Cervera

 

volver al menú

Deja un comentario

Rellena y envía

* = campo obligatorio
Escoje que información deseas recibir



powered by MailChimp!

Próximo evento en…

 

¿De qué evento se trata?

taller

El cielo ahora