Get Adobe Flash player

Algunos de los suscriptores de Eventos Astrológicos me han pedido que escriba algo acerca de Neptuno en Piscis, para la sección de suscriptores, y yo me he dicho !claro!, hasta el fondo me mandan para buscar el maldito tapón del desagüe. Además, estos dias anda Mercurio transitando el signo de Piscis y empapándose de Neptuno y de Quirón, que andan lamiendose las heridas por los primeros grados del signo. Así que, ¿Por qué no mandamos un astrólogo allí? !Gracias suscriptores!

Enfín, dejemonos de lamentos y de auto compasión, que nunca se ganó nadie el cielo con lloriqueos. Voy a hacer un esfuerzo por sintonizar con ese ambiente a ver que imágenes surgen.

Neptuno, no olvidemos, es un planeta considerado generalmente “maléfico” por los mas saturninos, y benéfico por los más porretas.
Como yo no soy ni lo uno ni lo otro, supongo que podré hundir la cabeza bajo el agua un rato sin ahogarme ni arriesgar que me crezcan bránquias. Como droga, he almorzado sopa de letras. Debería bastar.

Frente a los Planetas Transpersonales como Neptuno, siempre hay que acercarse con cuidado, porque por definición, a los Transpersonales les importa un bledo lo personal. Bueno de hecho, se alimentan de lo personal como boquerones en vinagre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Os habéis sentado alguna vez frente a un plato de ancas de rana? La primera y única vez que hice eso, no pude ignorar la semejanza que las ancas de rana tienen con las piernas humanas, y mi fantasía neptuniana me hizo imaginarme como un feo y gigantesco ogro devorador de tiernas piernecitas de inocentes humanos.

Conozco bien las delicias neptunianas, y sus resacas, y creo que para acercarme a Neptuno voy a hacer como Mortadelo, y me voy a poner un disfraz de fontanero.

 

 

 

 

Vaya! No he encontrado una imágen de Mortadelo fontanero, así que pongo esta. Que vuestra imaginación haga el resto mientras yo me arremango, y respiro hondo. Porque esto que me pedís, es como hacer Apnea.

Pero ántes de asomar la cabeza ahí dentro y enseñarte lo que veo, dejame que te pregunte…¿Estás seguro de que quieres mirar?
Que yo, lo digo por ti. Que cuidadito con Neptuno, que ese te ahoga en un pis pas y no te das ni cuenta de como te has metido en el lio!  Que Neptuno parece que no, pero corroe la razón y el coraje de hasta el más pintado.

Bueno vale, ¿seguro que quieres saber? Entonces acompañame, sigue al conejito blanco!

Pero empieza por preguntarte, ¿A quien sacrificarías si de ello dependiera absolutamente tu supervivencia?
¿Seguro que te importa el llanto del prójimo, cuando tu própio fregadero está atascado y a punto de rebosar?


¿Que es Neptuno en Piscis?
Agua, agua, mucha agua, y cuando estás hasta las narices de agua…más agua!
Neptuno en Piscis es un grifo que cierra mal, y el recuerdo insidioso de “otra realidad” que permitía soñar.
Son los castillos de arena que tanto trabajo costó edificar, barridos por la marea.
Es un naufrago en un mar sin horizonte, que achica, sin cesar, el agua de su patera agujereada.

Neptuno en Piscis es la última carta de la baraja, en la que depositas tus últimas esperanzas para ganar, y es el ventanuco de una celda desde la cual el preso ve un cielo, azul e inalcanzable, mientras hundidos en el sofá los niños, y futuros exterminadores de indigentes hunden sus narices en sus pantallitas para disimular, el odio hacia sus padres.

Neptuno en Piscis es la desesperación de una nota de deshaucio, es analfabetismo, y la basura acumulada contra una fachada cubierta de ráncios graffitis.
Son montañas de analgésicos, y despertares nocturnos envueltos en lagrimas.
Colilleros, recogedores de verdura podrida por los suelos de los mercados, vendedores de tabaco de contrabando.

Son masas de gente que corren de un lado a otro buscando un remedio, un salvador, una respuesta, un milagro, o un pecador culpable al que desollar.
!Por el amor de dios!, muestrenme su agonia y su miseria cuando necesito ver a alguien que sufra más que yo, más inutil que yo, más mierda que yo. Putas y maricones de “Salvame de Luxe”

Un bolsillo con agujeros, una vieja señora que arrastra un carrito de supermercado lleno de mantas, recuerdos y bazófias. Es un:
Eureka! marca el numero 806… y adios a tus problemas.

Neptuno en Piscis es el residual lujo burgues de poder ir a comprar a la tienda de los chinos, una vez al més, una fregona, y un paquete de lapices de colores, para poder sentirse bien en su poder adquisitivo.

Neptuno en Piscis son los diques derrumbados, las presas reventadas por la fuerza de la desesperación, mientras colinas de fango sepultan favelas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Traficantes de sueños, y génios de la ilusión, Registradores de la Propiedad que presiden y se disfrazan de salvadores del bien común, vendiendo parcelas de austeridad presupuestária, mientras en secreto se construyen su própia arca de noé, reservada, -claro es- para “los del linaje”. (El de la foto es Rajoy)

Neptuno en Piscis es una hemorragia que sin cesar, torna lívido el rostro, vidriosa la mirada y convulsiona de arcadas el estomago. Vomitar. Ganas de vomitar.

Es el dios del caos, profeta del exterminio desmenbrando la realidad, mientras le damos la espalda, intentando olvidar.
Es un reo condenado que acaba de despertar. Oye la lluvia que tamborilea su ventana de la celda la mañana de su ejecución, y se intenta convencer, por última vez, de que todo ha sido un mal sueño, que se desvanecerá, cuando abra los ojos…al despertar en Una Nueva Conciencia!!

Saco la cabeza un instante para respirar, mis labios babean, y en tu rostro, lector, veo que me imploras no volver a bajar.
¿Te crées que a mi me gusta? Soy un fontanero, que tras meter el brazo hasta el codo en el cagadero, se ve obligado a decir: Señora, malas noticias lo siento, esto está para tirar. Abrá que picar el suelo, no hay más remedio. Esto no dejará de oler mal.

Hablame de las mariposas, del desodorante capilar, de las hadas y del amor universal. Hazme soñar con las arenas de una playa tropical. Hundeme en la poesia de un abrazo estelar, y devuelveme a la infancia, a mi primera visión del mar, y a la posición fetal.
Unas monsergas por el amor de Dios, unas migajas de Fé.

¿Quien demónios quiere escuchar el llanto del prójimo mientras el própio fregadero está atascado, y a punto de rebosar?
Las mujeres y los niños primero!! y luego…!Salvese quien pueda!

Hombre al agua!
Saco la cabeza porque necesito respirar!
¿Teneis suficiente de estopor ahora? Yo al menos si.

Ninguno de nosotros sabia lo que era Neptuno en Piscis, porque no queda un alma en pié desde aquella última lluvia. Tendríamos que retroceder al siglo XIX para encontrar los recuerdos de aquellos que lo vivieron, o nacieron en esa época.

 

 

 

 

 

Así que nos adentramonos -en seco esta vez-, y con mano firme en el timón, en un espacio siempre incognito, pero del cual la historia ya nos habla.
La astrología nos enseña que todo es circular, que no hay nada nuevo bajo el sol, y que cualquier cosa ya ha ocurrido ántes.
La astrología es el estudio de los patrones de recurrencia que desde el princípio de los tiempos ha moldeado lo que es, ha sido y será. ¿Puede la astrología guiarnos en el mar? Por supuesto que si!!

Así que echemos un vistazo hacia atrás, en la máquina del tiempo para estudiar lo que Neptuno en Piscis una vez fué.

Neptuno en Piscis:
1.848 – 1.862

Continuará…

Juan de la fuente

Deja un comentario

Rellena y envía

* = campo obligatorio
Escoje que información deseas recibir



powered by MailChimp!

Próximo evento en…

 

¿De qué evento se trata?

taller

El cielo ahora